Obreros de la viña

“porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia que salió por la mañana a contratar obreros para su viña.  y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, les envió a su viña.  saliendo cerca de la hora tercera del día, vió otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo:  id también vosotros a mi viña, y os dare lo que sea justo.  y ellos fueron.  salió otra vez cerca de la horas sexta y novena, e hizo lo mismo.  y saliendo cerca de la hora undécima halló otros que estaban desocupados; y les dijo:  ¿por qué estáis aquí todo el día desocupados?  le dijeron:  porque nadie nos ha contratado. 

el les dijo:  id también vosotros a la viña, y recibireis lo que sea justo.  cuando llego la noche el señor de la viña dijo a su mayordomo:  llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros.  y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario.  al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario.  y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo:  estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.  el respondiendo, dijo a uno de ellos:  amigo, no te hago agravio; no conviniste conmigo en un denario?  toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti.  ¿no me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿o tienes tú envidia, porque yo soy bueno? así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos”.  mt.20:1-16.

al estudiar esta parábola, quisiera resaltar los siguientes  aspectos: 

  1. el padre de familia: simboliza a dios. el libro de efesios dice:  “…un dios y padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.  “ef. 4:6.
  1. la viña: es el terreno plantado de muchas vides. estas necesitan ser cultivadas por lo que era necesario:  sembrarlas, limpiarlas, cuidarlas y cultivarlas.  ellas a su vez y en su tiempo darían los frutos que el padre de familia esperaba.  ahora veamos la actitud del padre de familia para con su viña:
  2. salio en busca de obreros: en mateo dice literalmente: “salió por la mañana a contratar obreros para su viña.  (20:1).  observe, que no son los obreros los que acuden al padre para trabajar en su viña; antes, es el padre el que contrata a los obreros (trabajadores).  la viña de dios es el reino de los cielos, que se manifiesta sobre esta tierra, en la iglesia.  significa que dios está en busca de obreros (hombres, mujeres, jóvenes, ancianos y niños) que le quieran servir en su viña.
  3. la labor en la viña tiene pago: “y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. mt.20:2. la biblia dice:  “y el que planta  y el que riega son una misma cosa” (obrero); aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor según i co. 3:8.  también dice:  “y todo lo que hagáis hacedlo de corazón, como para el señor y no para los hombres; sabiendo que del señor recibiréis la recompensa de  la herencia, porque a cristo el señor servir”.  col. 3:23-24.  siempre que sirvamos al dueño de la viña recibiremos recompensa (o pago) por nuestra labor.  dios es justo.  de cierto todo aquel que sirva al señor en algo recibirá su recompensa.  vale la  pena trabajar para el señor, aunque la recompensa no debe ser nuestra motivación, sino el amor que tenemos hacia a él.

iii. la participación de otros obreros:  contrató algunos en la mañana (20:1), otros cerca de la hora tercera del día (20:3), otros a la hora sexta y novena (20:5), y otros a la hora undécima (20:6).  al ser el padre el propietario de la viña; es el, quien decide quién o cuántas personas trabajarán en la viña.  recordemos que en la viña no todos hacemos el mismo trabajo; uno siembran, otros riegan y otros siegan.  pero es necesario el trabajo de todos en la viña.  al observar el interés del padre de familia en contratar diferentes obreros; podemos captar el deseo de dios de que todos le sirvamos.  recuerde que “muchos son los llamados, más pocos los escogido” mt. 20:16. 

  1. la condición de los obreros: parece ser que el primer grupo que halló eran hombres trabajadores (con ocupación u oficio) ya que al encontrarlos la biblia no señala que estuvieran desocupados (sin ocupación) por lo que los invita y anima a trabajar para él.  no es l a voluntad de dios, que nadie en medio de su pueblo esté “desocupado” dios, quiere que todos nos ocupemos de su viña. analice la pregunta que le formuló el padre de familia a los que encontró sin hacer nada:  ¿por qué estáis aquí todo el día desocupados?  y también la respuesta de ellos:  porque nadie nos ha contratado.  me preguntó ¿cuántos cristianos hay en la iglesia con esta misma actitud?  aunque la obra del señor (su viña) es inmensamente grande; ellos no tienen la voluntad o no hacen nada par a servir. algunas veces piensan negativamente:  que no pueden servir a dios.  ¡que mentira del enemigo!  el padre no quiere que nadie esté desocupado; sino que todos trabajemos en su obra (la viña).
  2. el orden de la recompensa: el padre de familia le pago lo mismo al que había iniciado su labor en la viña, como el que trabajo a la hora undécima. esto implica que dios es el que establece que hacer en su viña.  el hecho de estar trabajando antes que otros, no garantiza que recibiremos más que otros.  el cristiano que tiene cinco o diez años, puede ser dirigido mañana por el que tiene solo un año o el creyente que tiene cincuenta años, puede tener como líder al joven de diesiocho.  el señor lo explicó deciendo:  “los primeros serán postreros y los postreros primeros”.  mt. 20:16.  aquí lo importante no es cuánto le pagan a los otros, o que cargo ostentan.  lo importante es servir a dios de todo nuestro corazón.

conclusión:  dios, hoy mas que nunca esta buscando obreros para trabajar en su viña.  lamentablemente la palabra de dios dice que:  “a la verdad la mies es mucha, mas los obreros son pocos”.  mt. 9:37.  muchas son las formas en la que tu puedes trabajar en la viña del señor. todos podemos trabajar y debemos trabajar en la obra de nuestro dios.  ya sea que usted sea una persona “ocupada” o “desocupada”.  nadie tiene excusas para no servir y dar frutos.  dios ha llamado a su iglesia a servirle en su viña. lo último que diré sobre esta parábola, es que me llama mucho la atención que:  todos aquellos que recibieron la invitación de trabajar para el padre de familia en su viña; fueron, sin excepción.  no seamos de los cristianos fríos y teóricos que ignoran el llamado del señor a servirle en su vida; antes, seamos cristianos fogosos y prácticos en la obediencia al padre.  si todavía no estas trabajando para dios:  hoy es el día en que el te llama.  yo preguntó: ¿quiere servir en la viña? Dios te bendiga.

Rev. Leonardo Bailey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A mi Blog para que recibas todas las

actualizaciones de mis post